artículos de Protectores bucales

¿Qué tipos de protectores bucales existen?

Hay tres tipos:

Hechos a medida. Estos son los que el dentista realiza expresamente para usted. Son más caros que las otras versiones, pero como están hechos a medida, ofrecen un mejor ajuste y protección.

Comerciales. Estos no son caros y están prefabricados, listos para ser usados. Lamentablemente, con frecuencia no se ajustan muy bien. Pueden ser voluminosos y pueden hacer que cueste respirar y hablar.

Hervir y morder. Estos protectores bucales se pueden comprar en muchas tiendas de artículos deportivos y farmacias y ofrecen un mejor ajuste que los protectores bucales comerciales. En primer lugar se ablandan en agua (hervida) y, a continuación, se colocan y se adaptan a la forma de la boca.

El mejor protector bucal es el que el dentista hace a medida para la boca del  paciente. Si usa brackets u otro tipo de aparato dental en la mandíbula inferior, el dentista podrá recomendarle un protector bucal para estos dientes también.

Un protector bucal bien adaptado podría ser especialmente importante para las personas que llevan brackets o un puente fijo. Un golpe en la cara podría dañar los brackets o los aparatos dentales fijos. Un protector bucal representa asimismo una barrera entre los brackets y las mejillas o los labios, y limita el riesgo de lesiones en el tejido blando.

Aunque, por lo general, los protectores bucales solo cubren los dientes superiores, en el caso de personas portadoras de brackets en el maxilar inferior podría ser necesario realizar uno en los dientes inferiores.